La Fundació Factor Humà cuya misión desde 1997 es fomentar la mejora de la gestión de las personas en las organizaciones, celebró recientemente su evento anual en el que tuve la suerte de participar. Comparto aquí las ideas que expuse sobre liderazgo y transformación digital así como el video de los ponentes que tuvimos el honor de sumar en una gran jornada.

El principio de todo futuro es HOY

La era digital nos brinda a todos retos y oportunidades para el futuro, un futuro que siempre empieza con la acción de hoy. Convivimos con tecnología como consumidores, ciudadanos y empleados : Data analytics, Mobile, ChatBots, Realidad Virtual, Drones, Blockchain, Inteligencia artificial, Internet de las cosas e Internet del Todo. Todo y todos estamos conectados  y esta digitalización progresiva hace que todo vaya más deprisa. Aparecen y desaparecen negocios y triunfan las Plataformas basadas en software que conectan problemas con soluciones eliminando o evidenciando cualquier intermediación sin valor.

La disrupción, entendida como cambio radical que transforma el ecosistema está a la orden del día y todos tenemos presentes a referentes globales como Uber, Amazon, AirBNB o Whatsapp que no hace mucho tiempo (salvo la veterana Amazon) nacieron como pequeñas Startups.

En 1990 yo compraba CD’s de música a una tienda en EEUU conectado desde Barcelona con mi modem a 1.200 bits por segundo. Los discos me llegaban varias semanas más tarde a casa con alguna que otra carcasa rota pero a un precio 40% menor y con la satisfactoria experiencia de compra de los pioneros. Hoy la línea de comunicaciones doméstica de muchos de los que leeis esto tiene un ancho de banda 250.000 veces superior a aquel primer modem. El proveedor de servicios telemáticos desapareció hace ya mucho, los CD’s son un formato en declive y la música, por suerte, sigue poniendo banda sonora a nuestra vidas pero en un modelo de negocio muy distinto al de los 90

Los cambios son ahora más rápidos que en los 90 por lo que todas las empresas necesitan innovar no sólo para redefinir o liderar sus mercados sino simplemente para sobrevivir.

Digitalización implica Cambio y Velocidad

Los plazos son cada vez más cortos: De años a meses, de meses a semanas, de “vamos a pensarlo un poco” a que nos pasen por la izquierda o por encima. Factores externos nos empujan a hacer cambios internos: nuestra forma de gestionar clientes, empleados, operaciones y el modelo de negocio en general debe adaptarse a lo que ocurre a nuestro alrededor.

Esta reducción de ciclos afecta a productos, servicios, proyectos, procesos y todos los cambios están siempre impulsados o lastrados por las personas y siendo las personas clave y palanca de cambio…

¿ Cómo nos ven a las áreas de RRHH / gestores de personas en general ?

Viendo empresas de todos los sectores y tamaños creo que las áreas de RRHH no suelen ser las más en forma ni los mejores embajadores digitales. Con un símil deportivo, trabajan duro para ganar partidos y quedar en una posición de la tabla acorde a objetivos y presupuesto pero no suelen ser los más proactivos ni se preparan al ritmo necesario para competir en una nueva liga.

Los expertos en personas, como conectores y facilitadores de talento y motivación deben ser los primeros en dar ejemplo. Los primeros en evolucionar para ganar experiencia y credibilidad ante las personas a las que prestan servicio.

Quizá su propio Talento esté también algo Desactualizado: No tienen aún todas las capacidades necesarias para el futuro..esto va deprisa para todos…!

¿ Y a todo esto cómo están nuestras personas ?

Casi nadie lo sabe con precisión, se asumen demasiadas cosas especialmente en empresas medianas y grandes donde el contacto y la relación está distribuida en el espacio y en el tiempo. Sabemos lo que hacen porque vemos y medimos sus resultados, vemos su comportamiento, les evaluamos… Creemos saber lo que piensan porque conversamos y les encuestamos en busca de verdad. Pero no sabemos lo que sienten y como seres humanos ante la incertidumbre o el cambio acelerado es posible que sintamos desconcierto, duda, impotencia y en general miedo, en sus distintas formas más o menos presentables

Nuestras personas son la alta dirección. Muchas veces inmigrantes digitales que necesitan formación e inspiración para realizar mejor su trabajo a tiempo. La cultura que nos llevará al futuro depende en gran parte de su visión y estilo de gestión

Nuestras personas son managers experimentados que llevan años en el negocio, suelen cumplir sus objetivos, demuestran liderazgo a diario pero quizá no están aún preparados para su rol de futuro. Hay quien asume incorrectamente que la digitalización “les pilla mayores”, craso error. En mi experiencia son personas que Quieren pero no siempre Saben a tiempo el impacto de los cambios en su rol y necesitan ayuda para Poder avanzar en la transición . Todos conocemos (personal y digitalmente) a muchos senior millenials con la curiosidad, energía, iniciativa y compromiso imprescindibles en estos tiempos. Es nuestro rol identificarles e invertir en ellos

Nuestras personas son también esos jóvenes ilusionados, nativos digitales preparados y ágiles aprendedores, personas con propósito, valores e iniciativa, la misma que activan para buscar otros proyectos cuando se dan cuenta que las empresas no son como parecían desde fuera. En un entorno de competencia por el buen talento, perderles tiene un alto coste y nos aleja del futuro

Nuestras personas son también todas aquellas expuestas a la mecanización parcial o total de sus tareas de menos valor añadido, más repetitivas. Puestos de trabajo básicos ahora pero no tan claro en 5 o 10 años. Sienten más cerca la amenaza del robot y la Inteligencia Artificial. Contemplan a más o menos distancia Call center automatizados cada vez más inteligentes, coches autoconducidos, almacenes totalmente robotizados, facturas o informes que se generan “solos” o entrevistas realizadas por software que recaba más información y atiende con más empatía tras la pantalla que un apático reclutador.
Estas personas somos todos y cada uno de nosotros que tenemos que abrazar la tecnología y utilizarla para ser más eficientes, aportar más valor y evolucionar en nuestras capacidades y motivaciones menos sistematizables y más genuinamente humanas.

Todos queremos y podemos hacer más

Tengo la creencia que casi todas las personas (y lo limito más por voluntad que por capacidad) podemos aportar más de lo que aflora en nuestro día a día. Las personas son productivas pero están muchas veces encasilladas por cómo se ven o cómo las ven por su rol o formación, parapetadas en estereotipos departamentales y en el peor de los casos invisibles o tapadas por jefes inseguros.

Las grandes transformaciones requieren de las capacidades e implicación de todos y es reto y responsabilidad de un buen líder de personas crear las circunstancias que afloran el talento y hacen crecer las capacidades y motivaciones latentes .

Ahora más que nunca necesitamos más y mejores líderes: conectores e impulsores de talento

Líderes que desarrollen una Visión  y una Estrategia para el futuro Que dibujen una nueva realidad y la forma de llegar a ella. El liderazgo es Influencia. Es Credibilidad para movilizar y producir cambios y en este aspecto.

Todos tenemos que tomar una decisión: Ser Líderes, ser seguidores o dejar de ser (relevantes para el futuro). 

Como líderes nos reconoceran por nuestros comportamientos diarios no sólo por nuestras intenciones o en discursos inspiracionales y eso significa que necesitamos Escuchar más y mejor para entender lo que no se dice. Requiere Explorar / Experimentar/ Exponerse y equivocarse. Probar, errar y aprender rápido para reducir incertidumbres y avanzar en el camino.

Tenemos que ayudarnos de nuestras diversas Inteligencias en especial la relacional y emocional porque para lo racional ya nos ayudará cada vez más la tecnología.

Hemos de liderar desde la ética, con valores, con transparencia y éstos deben ser proporcionales al auge de los algoritmos y la IA.

Tenemos que alimentarnos de datos. Imprescindibles para saber con objetividad dónde estamos y medir el impacto de nuestras acciones. Esto requiere curisioDAT y humilDAT !

Liderar implica Actitud  de Servicio a los que nos siguen. Humildad para cuestionarnos y desaparecer cuando conviene para dar espacio a los demás y hacer crecer a nuestro equipo

Un líder demuestra gratitud. Los esfuerzos y el talento no son gratis

Todos los gestores de personas tenemos algo en lo que pensar y sentir y mucho más que hacer.

! Vivimos tiempos fascinantes !

Me declaro optimista porque vengo del pasado y veo el futuro y el cambio como oportunidad. Creo que esa ha ser nuestra mirada para ver posibilidades y crear el mejor futuro posible y esto requiere de nuestra conciencia y evolución como expertos en personas…

El líder de personas con éxito integra capacidades de gestión de Talento, Tecnología y Transformación, suma a sus habilidades de gestión de personas las de tecnología y cambio para tener una visión más sistémica y un impacto positivo y sostenible.

Los especialistas en personas no tenemos que actualizarnos sólo a una mejor versión 2.0 o 3.0 tenemos que actualizar nuestro sistema operativo, cambiar nuestra mentalidad, sino queremos quedarnos obsoletos en esta era digital recién estrenada. y esto depende de cada uno de nosotros y no hay tiempo que perder. En esta era digital, de retos y oportunidades, de cambio y velocidad el futuro es oportunidad y conviene recordar que …

sólo las personas inspiran a otras personas.

Al menos … de momento…